JuvenilTOR

Franciscanos TOR

Qué es eso de la TOR...

san-francisco-antiguo

TOR

La Tercera Orden Regular de San Francisco

En los comienzos del s. XIII algunos cristianos descubren que Dios les pide cambiar de vida y transformar su mundo. Para ello entran a formar parte del Ordo de Penitencia; donde daba lo mismo que un@ fuera joven, mayor, varón, mujer, casad@ o sacerdote.

Cuando Francisco de Asís descubre las maravillas que Dios le tiene preparadas pasa a ser uno de estos penitentes. En 1210, unos cuantos amigos se le juntan para vivir con cuatro cosas (como pide Jesús en el evangelio). Pero el contacto de Francisco con las fraternidades penitentes no deja de producirse. Al contrario, surgen bastantes que desde sus pueblos, sus familias y sus quehacer es le tienen como guía y estímulo.


Francisco, unos años antes de su muerte, les deja un legado espiritual que llegará a ser el fundamento de su estilo de vida. Y así nace la Tercera Orden de san Francisco. En 1284 el Papa Nicolás IV se da cuenta que muchas de las fraternidades seglares se han estructurado como grupos de hombres y mujeres que viven en fraternidad. A partir de ese momento podemos hablar de los hermanos/as de la Tercera Orden Regular que se dedicaban a dar de comer al hambriento, de vestir al desnudo, de atender a los peregrinos, cuidar a los enfermos, enterrar a los muertos. De manera que vivían en función de las obras de misericordia de las que nos habla el evangelio. En dos palabras: que vivían como samaritanos de aquellos que andaban caídos por los caminos de la vida.

preview f2 Descarga la presentación de la historia de la TOR (PowerPoint)

 

PALABRAS DE SAN FRANCISCO A SUS SEGUIDORES

Todos los que aman al Señor con todo el corazón, con toda el alma y la mente, con todas las fuerzas, y aman a sus prójimos como a sí mismos, y aborrecen sus cuerpos con sus vicios y pecados, y reciben el cuerpo y la sangre de nuestro Señor Jesucristo, y producen frutos dignos de penitencia: Oh cuán dichosos y benditos son aquellos y aquellas que tales cosas ponen en práctica y perseveran en ellas!
Porque reposará sobre ellos el espíritu del Señor y pondrá en ellos su habitación y morada. Y son hijos del Padre celestial, cuyas obras realizan; y son esposos, hermanos y madres de nuestro Señor Jesucristo.
Somos sus esposos, cuando el alma fiel se une, en el Espíritu Santo, a nuestro Señor Jesucristo. Somos sus hermanos, cuando cumplimos la voluntad del Padre que está en los cielos. Somos sus madres, cuando lo llevamos en nuestro corazón y en nuestro cuerpo mediante el amor divino y una conciencia pura y sincera; lo damos a luz mediante las acciones santas, que deben resplandecer para ejemplo de los demás.
Oh, qué glorioso y santo y grande es tener en los cielos un Padre! Oh, qué santo y qué tierno, placentero, humilde, pacifico, dulce, amable y sobre todas las cosas deseable es tener un tal Hermano y un tal Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que dio la vida por sus ovejas y oró al Padre, diciendo: Padre santo, guarda, por tu nombre, a los que me diste en el mundo; eran tuyos, y tú me los diste. Yo les he dado a ellos las palabras que tú me diste, y ellos las han aceptado, y han creído que realmente he salido de ti y han conocido que tú me has enviado. Ruego por ellos y no por el mundo. Bendícelos y conságralos; por ellos yo me consagro a mí mismo. No te pido sólo por ellos, sino por todos los que han de creer en mí gracias a su palabra, para que sean consagrados en la unidad como nosotros. Y quiero, Padre, que estén conmigo donde yo estoy, a fin de que vean mi gloria en tu reino.

Amén.

Usuarios registrados

Contacta con Pastoral Juvenil TOR

Si quieres contactar con los franciscanos TOR puedes dirigirte a este correo general, o ve al apartado Contacto para ver los datos de los franciscanos y franciscanas:

Síguenos en

Sígue a los colegios franciscanos en

Quién está en linea

Hay 54 invitados y ningún miembro en línea

Etiquetas más vistas

No se han encontrado etiquetas.

marco-orden-tor